Tag: curso de yoga

El curso de yoga más polémico de la red

Sara Jean Underwood, una de las modelos más bellas y famosas de Playboy, nos ofrece una versión no convencional del yoga. Si bien en el video solo puede apreciarse un cuerpo desnudo haciendo una clásica rutina de yoga, el curso ha generado mucha controversia durante varios años. Al parecer la URL en sí (www.playboy.com/yoga) es suficiente para provocar muecas, sospechas, críticas y convulsiones (en algunos casos de puritanismo extremo).

Ahora bien, el yoga (del sánscrito «unión») se refiere a una tradicional disciplina física y mental que se originó en la India. La palabra se asocia con prácticas de meditación en el hinduismo, el budismo y el jainismo. Los practicantes con una postura religiosa de tipo devocional creen que el yoga otorga como resultado la unión del alma individual con la divinidad —Brahman, Shiva, Visnú, Kali—. Otros practicantes con postura espiritualista creen en algún tipo de realización que otorga la percepción de que el «yo» es espiritual y no material. Y los de una postura más racionalista (atea o agnósitica) buscan simplemente el bienestar físico y mental a través del aquietamiento del cuerpo, las emociones y los pensamientos. Estas son las tres posturas más conocidas.

Sin fanatismos de por medio, se puede entender que las tres posturas poseen argumentos respetables. Pero no es de extrañar que muy a menudo el seguidor de un tipo de yoga cree que el único yoga real es el propio, y desprecia a los practicantes de otros tipos de yoga. Una actitud bastante común en varios campos de la actividad humana, por cierto. Es así que las críticas más duras contra este curso de yoga provienen de personas que practican modalidades de yoga más ortodoxas. Las críticas apuntan principalmente a la «sensualización» de la práctica, o dicho de otro modo, apuntan a la «desacralización» de la disciplina. No obstante, con una mirada más objetiva (prejuicios «mode off»), luego de observar minuciosamente, uno puede llegar a la conclusión de que no hay ningún tipo de insinuación sensual a lo largo del video.

Es oportuno recordar que la palabra tabú designa una conducta moralmente inaceptable por una sociedad, grupo humano o religión. Es la prohibición de algo supuestamente extraño, de contenido religioso, económico, político, social o cultural por una razón no justificada o basada en prejuicios infundados. Romper un tabú suele considerarse una falta grave por la sociedad que lo impone. Algunos tabúes son, en efecto, delitos castigados por la ley. En este sentido, los tabúes actúan con fuerza de ley hasta hoy en día. Y, ciertamente, los tabúes del sexo son los más profundos y fuertemente arraigados en la mayoría de las culturas, por más avanzadas que se consideren.

En fin, este curso de yoga quizá no sea el ideal para personas que buscan seriamente la elevación espiritual, pero bien puede ser la puerta de acceso para personas que no se encuentran en el rango demográfico de practicantes. Puede ser una manera de atraer más gente hacia una práctica meditativa que indudablemente mejora nuestra salud física y mental. Así que aprovechémoslo, y si no sacamos nada provechoso del curso, no seamos tan severos con la desnudez, disfrutemos de ella sin morbo y sin tabúes. A fin de cuentas, no es tan terrible ver el cuerpo desnudo de una bella mujer.